MENU

| AR

Sedes

Cursos

UdeSa

Programas Ejecutivos

Programas Ejecutivos

Paises

Por qué transformación digital no es sinónimo de digitalización

Por qué transformación digital no es sinónimo de digitalización
#Datos

Débora Slotnisky

14 de ago - min de lectura

Explicamos por qué es un mito que ambos conceptos tienen el mismo significado, y detallamos cuáles son los tres pilares para entender qué es la Transformación Digital.


Con el inicio de la pandemia circularon por las redes sociales mensajes que indicaban que finalmente el Covd-19 había logrado en cuestión de días lo que los altos ejecutivos no habían podido hacer en años: que las organizaciones avancen en su proceso de transformación digital.

Pero este pensamiento es erróneo ya que se confundiendo transformación digital con digitalización. Mientras que el primero tiene que ver con emplear tecnologías digitales para simplificar, mejorar y automatizar operaciones y procesos de negocio, la transformación digital implica un cambio muchos más profundo que se basa, en pocas palabras, en tres pilares: el uso de tecnologías, las habilidades técnicas y humanísticas que deben tener los colaboradores para realizar su trabajo con idoneidad; y, por último, que la organización en su conjunto cuente con el llamado “digital mindset” o cultura digital por el cual concibe a los consumidores desde una óptica particular, y eso la lleve a reestructurar sus procesos y la manera en la cual la firma se organiza, entre otros factores.

Dado que se trata de un proceso complejo, pero que más temprano que tarde las organizaciones deben afrontar para no perder competitividad ni empatía con el mercado, la transformación digital continúa siendo uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas ya que, como se ve, no alcanza con tener a sus empleados teletrabajando ni con lanzar un website de ecommerce.

Los tres pilares, en detalle

 El pilar tecnológico tiene que ver con la adopción de ciertas tecnologías vinculadas con el Cloud Computing, la Inteligencia Artificial, los robots y el software de analíticas, por mencionar solo algunos. Si bien una empresa puede invertir dinero en ellas, este hecho por sí solo no implica una transformación digital.

El segundo pilar tiene que ver con las habilidades técnicas y humanísticas de los colaboradores. Por ejemplo, contar con habilidades digitales para tomar decisiones en base a datos, para utilizar correctamente la inversión realizada en la tecnología y para definir correctamente los KPI que necesita medir para saber cómo marcha una acción. Dentro de las habilidades humanísticas, es fundamental saber trabajar en equipos diversos y distribuidos, poder ejercer una posición con autonomía, tener empatía y ganas de aprender de forma constante, entre otros atributos.

Por último, el pilar vinculado al digital mindset es, seguramente, el más difícil de adquirir, ya que la tecnología se contrata, y los colaboradores pueden capacitarse de forma rápida y efectiva a través de cursos cortos de efectividad comprobada. Sin embargo, lograr el digital mindset toma más tiempo porque involucra desde el CEO hasta al pasante más novato de la organización, y tiene que ver con incorporar una nueva visión ya que se pasa de un modelo tradicional en el que una firma produce un producto o brinda un servicio para luego ver cómo lo va a imponer en el mercado, a pensar a la inversa, ya que primero debería analizarse y estudiarse a los consumidores y, en función de eso realizar una propuesta de valor.

Este cambio radical implica desaprender y volver aprender. Implica romper los silos para comenzar a compartir información. Implica dejar de tomar decisiones en base a la intuición, para hacerlo en base a datos y con un grupo diverso que sea capaz de aportar distintas perspectivas ante un mismo tema.

También significa que la estructura piramidal debe tratar de ser lo más horizontal posible, y que las buenas ideas o las propuestas de mejora pueden venir no solo “de arriba hacia abajo” sino de cualquier lado.  Asimismo, tiene que ver con sostener la idea de que todo es perfectible, de innovar, y que se debe trabajar en la mejora continua, con el foco siempre puesto en el cliente tanto externo como interno. Por supuesto, también conlleva una nueva forma de liderazgo y de gestionar al talento frente a este contexto tan cambiante, que puede generar resistencia al cambio.

Para avanzar en este proceso de transformación digital la comunicación y la transparencia es clave, de la misma manera que lo es la capacitación, ya que las habilidades que antes eran imprescindibles pueden que hoy sean obsoletas ya que los colaboradores deben desarrollar nuevas destrezas.

Definitivamente, las organizaciones de todos los tamaños e industrias deben comenzar su proceso de transformación digital para cumplir con las expectativas de los consumidores, incrementar su productividad, elevar su rentabilidad y contar con talentos motivados. Para eso, ningún pilar puede desatenderse y se requiere del compromiso de la organización en su conjunto ya que estamos no solo ante un cambio tecnológico y cultural, sino ante un nuevo paradigma al momento de hacer negocios.

Otras Noticias

La brecha de género en emprendimientos tecnológico en Ciudad de México, Bogotá y Buenos Aires img
#Otros

La brecha de género en emprendimientos tecnológico en Ciudad de México, Bogotá y Buenos Aires

Aunque en los últimos años ha habido grandes avances respecto a la equidad de género, aun en 2021 las mujeres siguen encontrando mayores impedimentos que los hombres en el terreno de lo laboral. Hoy, por ejemplo, en emprendimientos fundados desde 2010 en el sector tecnológico solo el 43% de las empresas fundadas por una mujer o por equipos con al menos una mujer entre sus fundadores han obtenido capital, mientras que,  para las empresas fundadas por hombres es un 53%. Sin embargo, la crisis generada por la pandemia de Covid-19 ha representado una gran oportunidad para las mujeres, quienes en 2020 incrementaron el tamaño de sus empresas en el sector de la tecnología en comparación a 2019; principalmente, aquellas con presencia en los subsectores de apps, healtech y servicios de tecnología en general. Para poder entender a detalle el nuevo contexto, Endeavor, organización promotora del desarrollo sostenible que impulsa el emprendimiento de alto impacto en los mercados emergentes, en alianza con Mastercard, lanzan el estudio “La brecha de género en el emprendimiento tecnológico en Ciudad de México, Bogotá y Buenos Aires: una tarea pendiente del ecosistema” en el marco del día Internacional de la Mujer. En este estudio se muestra algunas de las cifras que grafican la actual brecha de género en industrias tecnológicas. Entre ellas, que al menos el 84% de las mujeres encuestadas concuerda en algún grado con que se enfrentan a más dificultades que los hombres en el proceso de emprender, un 40% de ellas ha sido víctima de algún tipo de discriminación, siendo el 97% de los casos temas de género. De acuerdo a las 96 mujeres emprendedoras encuestadas, el obstáculo más grande es el financiamiento, seguido por el equilibrio entre la vida personal y laboral y, la falta de redes de contacto relevantes del ecosistema emprendedor. El ecosistema, sin embargo, no es del todo desfavorable para las mujeres emprendedoras. Aunque el 77% de las empresas de tecnología son fundadas por hombres, Endeavor descubrió que la proporción de emprendedores que lograron escalar su empresa a 50 o más empleados es muy similar tanto para hombres como para mujeres. Aunque contar con conocimientos STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) no es determinante para emprender en el sector, sin embargo, un perfil de este tipo dentro del equipo puede marcar la diferencia. Tener un equipo diverso en todos los sentidos permite que las empresas tengan un panorama más amplio del mercado y de su negocio. En este sentido, las entrevistas realizadas por Endeavor muestran que ser profesional en el sector de tecnología podría incrementar la autoconfianza de las mujeres e incentivarlas a emprender en tecnología, así como aumentar su participación en la fuerza laboral. De un análisis de 160 mujeres en el sector se encontró que sólo el 27% tiene un perfil STEM, mientras que el caso de los hombres fue un 53%. Como parte de sus conclusiones, el estudio destaca que existe una necesidad urgente de generar un ecosistema que permita alcanzar la paridad de género entre los trabajadores y las trabajadoras y el crecimiento de la mujer al interior de las empresas. Por lo que es importante que las organizaciones de apoyo, los inversionistas y los líderes de las empresas presten especial atención a la cultura de sus organizaciones, las políticas internas inclusivas y, las posibilidades de crecimiento y capacitación para sus empleados. Esto además de contribuir a cerrar la brecha de género en general, podría permitir que se incremente cada vez más el número de mujeres en altos cargos, lo que a su vez influiría de manera positiva en su participación en la comunidad de emprendimiento y ayudaría a que más emprendedoras logren escalar sus empresas.    

Las mujeres siguen siendo minoría entre los profesionales STEM, pero la brecha parece achicarse img
#Otros

Las mujeres siguen siendo minoría entre los profesionales STEM, pero la brecha parece achicarse

Si bien desde hace se destaca que hombres y mujeres tienen las mismas capacidades para desarrollar su carrera profesional dentro de las carreras STEM (de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés), lo cierto es que en Latinoamérica y el Caribe (LAC) los caballeros son mayoría en las profesiones de las disciplinas mencionadas, y esta   disparidad educativa tiene implicaciones en las organizaciones ya que, al contar con grupos de trabajo donde claramente predominan el género masculino, pierden nuevas perspectivas y miradas para encontrar soluciones a los problemas que deben resolver.  En este sentido, numerosas investigaciones han concluido que la diversidad, entre otras cosas de género, es esencial para la productividad, la competitividad y la  innovación de las compañías. Por este motivo, es fácil encontrar actualmente organizaciones que tienen el foco puesto en incorporar mujeres programadoras así como damas especialistas en Ciencia de Datos, por dar solo dos ejemplos.  A qué se debe la escasez de mujeres Son varios los factores que explican por qué las mujeres se han mantenido alejadas de las carreras STEM. Por un lado, hay estereotipos difíciles de romper según el cual las profesiones mencionadas son ideales para los hombres, pero no para las chicas.  Por otra parte, hay desconocimiento respecto a cómo es la práctica laboral ya que muchos prejuzgan al pensar que se trata de carreras aburridas, para gente demasiado inteligente y que implican muy poca creatividad. Sin embargo, se trata de posiciones desafiantes, colaborativas y donde el foco suele estar en encontrar soluciones a problemas que tiene la sociedad. Incluso hay mujeres sumamente importantes tanto en la historia de la Tecnología en general como en la Programación en particular. Para poner lo dicho en números, en Colombia solo dos de cada diez mujeres decide estudiar una carrera que tengan que ver con ciencia y tecnología, según un reciente estudio. Y en Perú, según CONCYTEC, el porcentaje de mujeres profesionales dedicadas a la ciencia, tecnología e innovación alcanza el 34% del total de profesionales registrados en el Directorio Nacional de Investigadores e Innovadores (DINA). Qué se puede hacer Educar a las niñas para que no crezcan con los prejuicios arriba enunciados y, al momento de seguir sus estudios de grado se inclinen por carreras STEM es un excelente punto de partida. Para eso, también es importante informar a padres y docentes sobre las oportunidades reales de desarrollo profesional que tienen las niñas que siguen sus vocaciones vinculadas con las profesiones STEM. Incentivar a las organizaciones no solo a que sumen más mujeres a su plantilla, sino que también concedan beneficios para ellas, como jornadas con horario flexible y mayor tiempo de licencia por maternidad es algo crucial para que las profesionales no se sientan ante la necesidad de abandonar su profesión al momento de decidir acerca de su maternidad. De la misma manera, impulsar a las mujeres a que estudien carreras digitales a través de programas de becas y afines es una medida tan importante como concreta. Con excelentes resultados hemos lanzando varias iniciativas de este tipo en Digital House. En tal sentido, se nota que año a año aumenta el interés de las mujeres por estudiar disciplinas digitales, y actualmente alrededor del 40% de los estudiantes de Digital House son mujeres. Vale destacar que el panorama es más que alentador para las mujeres que se dedican a disciplinas digitales: Más de la mitad (65%) de las latinoamericanas que trabajan en tecnología ha visto que, en lo que respecta a la igualdad de género, la cancha de juego se ha nivelado en sus organizaciones durante los últimos dos años, en comparación con sus contrapartes norteamericanas (57%) y europeas (50%). Es más, el 67% de las mujeres latinoamericanas está de acuerdo en que sus habilidades y experiencia se consideraron más que su género al aspirar a su primer puesto en la industria. Este avance obtenido en tan poco tiempo representa un paso positivo hacia la inclusión en el sector, de acuerdo a las conclusiones presentadas hoy durante el foro virtual de Kaspersky “Mujeres Latinoamericanas en Tech: situación actual y desafíos futuros”, realizado a partir de una encuesta aplicada a 13.000 hombres y mujeres que trabajan en TI y en el que América Latina se destaca como “campeón mundial” cuando se habla de equidad de género en este sector. El documento señala que más de dos tercios de las mujeres de la región (71%) se siente segura de que sus opiniones son respetadas desde el primer día de trabajo en la industria de TI. En este sentido, las mejor posicionadas son las peruanas (89%), seguidas por las mexicanas (72%), brasileñas (71%), argentinas (67%), las colombianas (66%) y finalmente las chilenas (62%). Considerando que el 65% de los chicos que hoy están en el colegio primario trabajarán, según el World Economic Forum, de profesiones que hoy no existen, muchas de las cuales serán STEM, es importante seguir trabajando día a día para que más mujeres se inclinan por estas disciplinas.

Por qué Latinoamérica necesita más mujeres con profesiones STEM img
#Tecnología

Por qué Latinoamérica necesita más mujeres con profesiones STEM

Dentro de las carreras llamadas STEM, es decir, relacionadas con Ciencia, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas, siguen predominando los hombres aunque desde hace ya varios años se explica que las mujeres tienen las mismas habilidades y condiciones para desarrollarse profesionalmente en estas disciplinas, entre la cuales se incluye la programación web full stack y la ciencia de datos, por mencionar solo dos ejemplos. En tal sentido, datos publicados recientemente por la UNESCO, donde solo el 30% en todo el mundo de esa oferta laboral son mujeres en disciplinas STEM. Este tema es sumamente relevante ya que son muchas las ventajas de que haya más mujeres en el ámbito de la tecnología. Y es que, si ellas ganan, todos ganan. Por caso, la productividad de algunas economías podría aumentar hasta en un 25% si se eliminan las barreras que impiden que las mujeres se desempeñen en ciertos sectores u ocupaciones, según el informe Mujer, Empresa y Derecho , del Banco Mundial.   Además, otro de los grandes beneficios de la incorporación de mujeres STEM es que tendríamos soluciones digitales más inclusivas porque el diseño de proyectos y las operaciones serían más sensibles a las problemáticas de las mujeres. Es por este motivo que actualmente muchísimas compañías tecnológicas ponen el foco especialmente en contratar programadoras y otras especialistas en tecnología. Además, sería un estímulo para seguir rompiendo un círculo vicioso en el que mientras menos mujeres se desempeñen en estos roles, menos chicas deciden apostar por estas carreras, según los expertos. Por otra parte, luego de hacer un estudio en 345 compañías en 6 países de Latinoamérica, la consultora McKinsey descubrió que las empresas con una o más mujeres en el comité ejecutivo tenían un 44% más de rendimiento sobre el capital que aquellas que no incluían mujeres en su alta gerencia. Sin embargo, la participación de las mujeres en los comités ejecutivos de las empresas en Latinoamérica es apenas del 19%. Para avanzar hacia el próximo nivel y lograr que más mujeres conformen el listado de profesionales STEM es importante educar para eliminar los estereotipos de género en los materiales de aprendizajes, así como crear y consolidar programas de becas y pasantías. En este sentido, Digital House ha lanzado varias iniciativas para que más mujeres sean programadoras.   Por otra parte, las organizaciones deberían eliminar obstáculos legales para la contratación de mujeres, fomentar políticas inclusivas como las cuotas de participación femenina en los proyectos, garantizar que todos los candidatos a un cargo realicen las mismas pruebas y con las mismas preguntas. Por supuesto, es importantísimo cerrar las brechas salariales, procurar mayor flexibilidad en horarios u opciones de empleo a tiempo parcial y promover servicios de cuidado infantil. Algunas experiencias exitosas en Latinoamérica demuestran que es posible abordar la subrepresentación de las mujeres STEM en todas las industrias, por lo que tenemos que seguir fomentando que más mujeres desarrollen sus destrezas digitales para que puedan crecer profesionalmente tanto como así lo deseen.